Copenhague huele a París

Por fin he podido terminar una antología de poesía danesa contemporánea seleccionada y traducida por Daniel Sancosmed, y editada por Letras Nórdicas, que no puedo más que recomendar. Se trata de Copenhague huele a París.

Citando de la contraportada:

Los doce poetas que presentamos en esta antología, tan distintos y tan parecidos entre sí, son fruto de ese ambiente de libertad estética. Con su visión actualizada de la sociedad  el ser humano, y también de sí mismos, dan un nuevo enfoque a la poesía. En común tienen un idioma, una cultura y un lenguaje lleno de simbología, fuerza expresiva y luz que entra por las grietas de la conciencia. Son un pequeño reflejo de las tres últimas décadas no sólo de la poesía danesa, sino también de la vida en Dinamarca.

La edición está muy cuidada, mantiene los poemas en su idioma original al lado de la versión traducida al castellano, que los complementa con un pequeño mapa de la ciudad de Copenhague, muy útil para cuando se hacen referencias a lugares locales.

Quién pudiera estar ahora allí.

A photo posted by Pedro Robledo (@probledo) on

Personalmente me ha gustado mucho, aunque es cierto que algunos autores más que otros. Destacaría por ejemplo a Morten Sondergaard con este poema:

Dinamarca es el país más feliz, Dinamarca
tiene los más felices paracaidistas y artillería

recogedores de botellas y carniceros y tamborileros y guardianes,
los asistentes sociales más felices, los suicidas más felices,

los más felices duros de oído, pilotos, bedeles, políticos,
curas, pedófilos, los más felices consumidores de antidepresivos.

En Dinamarca se tienen los orgasmos más felices y se dan
los besos más felices. Dinamarca tiene las previsiones meteorológicas
más felices.

Dinamarca tiene las más felices putas, ganadores de la lotería, los
más felices
por debajo del umbral de la pobreza, los pacientes de cáncer
más felices,

los divorcios más felices, Dinamarca tiene los poetas más felices
los dementes más felices, Dinamarca tiene los más felices

infelices.

(De Ventajas e inconvenientes de desarrollar alas, 2013)

Si quieres iniciarte en el mundo de la poesía danesa, a parte de esta antología, Daniel Sancosmed a traducido al castellano Un paso en la dirección correcta, también de Morten Sondergaard, y Los devoradores de caballos, de Thomas Boberg.

Para terminar, os dejo precisamente con un poema de este último autor, Thomas Boberg, recogido también en Copenhague huele a París.

EN UN BORDILLO AL ABRIGO DEL SOL

En un bordillo al abrigo del sol
sentado, sin sueños, vaciando una pepsi
con un ojo vago sigo al gran río
entrar bandeando en la ciudad entre barracas y minaretes desconchados
Brota desde el centro rojo del continente
y vuela dormido por la tierra muerta
Por el muro hacia la gran casa de dios
reposan los refugiados de una guerra civil olvidada
niños desnudos respiran el polvo
las moscas beben de sus ojos
el sol y la tierra crean a estos agresivos insectos
que el hambriento no puede espantar
Qué piensa el polvo sobre los muertos
cuánta muerte exige el día

(De Bufando ante mi mirada, 1984)

Compartir es gratis... Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone