Mi experiencia autopublicando en Amazon

Después de una semana de lanzamiento de mi primer libro autopublicado en Amazon, he decidido compartir mi experiencia, con la intención de poder ayudar a otros autores que quieran subir sus libros a la plataforma.

Como todo en la vida, hay aspectos positivos y aspectos a mejorar, pero qué duda cabe que Amazon es una gran plataforma para todo autor que quiera distribuir y comercializar su obra. Además, todo lo que cuento a continuación es un poco en plan beta tester, ya que decidí subir el libro en formato papel a la beta de KDP para papel (Kindle Direct Publishing) en lugar de hacerlo en CreateSpace.

Cosas que KDP tiene que mejorar:

  • No se pueden pedir copias de autor: Esto me parece una de las primeras cosas que tienen que cambiar en la plataforma KDP. Si subes aquí tu libro en papel (te advierten claramente que estás utilizando una beta) no podrás pedir copias de autor. Es decir, si quieres comprar tu propio libro para tener stock, tienes que pagarlo a precio de venta al público (en mi caso: a 11,90 € en lugar de 1,90 € que sería el precio de impresión en CreateSpace). Lo peor de todo es que si tienes un ISBN propio, CreateSpace identifica que el libro ya está subido en KDP y no te deja subir el libro. Consulté con Amazon, me contestaron muy rápido, pero me dijeron que en KDP no hay posibilidad de pedir copia de autor. Así que ahora estoy buscando imprenta en Madrid…
  • No se puede pedir libro de prueba: Por la misma razón que el punto anterior, KDP no permite pedir una prueba de impresión. Así que si quieres ver qué tal queda el libro impreso por si hay que modificar algo, te toca comprarlo al precio de venta al público.
  • El libro se imprime en UK y tarda muchos días en enviarse a España: Si vas justo con los tiempos, pedir una prueba de impresión y modificar algo puede llegar a ser un problema. El libro tarda unos 5 días en llegar a casa. Es un tiempo muy largo también para los potenciales compradores, ya que otros libros de la plataforma se envían de un día para otro.
  • Datos con bastante retraso: Los datos de venta del ebook son muy rápidos o en tiempo real. Sin embargo los datos de venta del libro de papel tarda varios días en registrarse. Sólo suben a la plataforma una vez que se ha realizado en envío. Eso imposibilita medir la eficacia de las acciones de marketing en tiempo real.
  • El libro en papel se publica automáticamente: Si subes tu libro en formato papel en KDP no hay posibilidad de dejar programada una fecha de publicación. En cuanto termines el proceso el libro quedará listo para revisión y publicación. Cuidado con esto porque puede ocasionar que tu libro esté listo para venta antes de la fecha de lanzamiento.
  • El KDP no se puede configurar hasta que no está el libro publicado: Es decir, que si quieres ir configurando los días que vas a bajar el precio de tu ebook u ofrecerlo gratis, a través del sistema de promoción de KDP no vas a poder. Todo eso se activa sólo después de la publicación del libro.
  • Las promociones de KDP SELECT no tienen horario exacto: Cuando puse mi libro gratis durante dos días, la promoción debería haber empezado a medianoche, pero no fue así. Lo mismo pasó al finalizar el segundo día. Hay varias horas de retraso como ya indica KDP en una página sobre sus promociones. Esto es importante tenerlo en cuenta porque si avisas, por ejemplo, que en una hora estará tu libro a mitad de precio, o que sólo queda una hora para la promoción, puedes quedar bastante mal con tu audiencia.

Por qué KDP es tan útil:

  • Es todo muy sencillo: Toda la plataforma es muy intuitiva y muy fácil de manejar. No hay que perder el tiempo leyendo manuales ni buscando información en foros.
  • Es totalmente fiable: No he tenido ningún problema técnico en ningún momento. Las ventas han entrado bien, se han facturado correctamente, y todos los clientes se han quedado satisfechos con el proceso de compra (y afortunadamente, también con el libro).
  • Va camino a la integración de plataformas: La idea de poder utilizar KDP para subir tu ebook y tu libro de papel es muy buena. Tener que utilizar dos plataformas (KDP y CreateSpace) para subir los libros en diferentes formatos, hacer cambios, revisar las ventas… no tiene sentido. Cuando la opción de subir tu libro en formato papel deje de estar en beta, seguramente la experiencia de usuario de autor como KDP sea increíble.
  • El sistema de afiliados: El sistema de afiliación que ofrece Amazon es muy interesante. Si bien es cierto que no vas a montarte un programa de afiliados para vender tu libro o tu ebook, eso no quiere decir que el sistema no tenga utilidad. Todo lo contrario. Es una forma fantástica de poder etiquetar enlaces y saber de dónde vienen tus ventas (y actuar en consecuencia).

Espero que esto sirva para animarte a subir tu libro a Kindle Direct Publishing, y si lo haces, mi consejo es que de momento utilices KDP sólo para el ebook y recurras a CreateSpace para la versión en papel.

El duro trabajo de autopublicar un libro

Hace dos meses que terminé de escribir mi primer poemario. En lugar de intentar buscar una editorial que quisiera publicarlo, decidí que iba a autopublicarlo. Así que llevo trabajando en la promoción y lanzamiento del mismo todo este tiempo, y quería compartir algunos de los sentimientos e ideas que andan por mi cabeza.

Lo primero que siento es que promocionar y preparar el lanzamiento no es lo que más me apetece. Es interesante, se aprenden muchas cosas, y ves el cariño de mucha gente que te anima y que se interesa por el libro. Pero lo que más me apetece hacer es escribir. Si atendiera a mi pulsión, estaría ya totalmente enfocado en el borrador de un nuevo poemario.

Por otro lado, estoy disfrutando de la libertad de hacer las cosas como creo que deben ser hechas, o al menos, hacerlas como quiero. Por ejemplo, tendré el poemario totalmente gratis un día o varios en Amazon. Después el precio será de 3.99 €, lo suficientemente asequible para todo aquel que tenga interés en él. Nunca he entendido por qué algunos ebooks son tan caros, así que ahora puedo ser consecuente y ofrecer el mío a bajo precio (sí, también habrá una versión en papel).

Ahora mismo, tengo una lista de correo con el mail de 121 personas que se han apuntado para poder tener el libro gratis. Me puse un objetivo de 500 personas, así que todavía queda mucho trabajo. A todas estas personas que se apunten en la lista, les avisaré el día que ponga el libro gratis en Amazon.

Tengo también una lista de correo que todavía no he movido mucho y tengo que espabilar. Se trata de una lista con gente que quiere ayudarme en la promoción del libro, los que quieren echarme una mano, vamos. Los he llamado “cómplices” y tengo un grupo privado y secreto en Facebook que activaré dentro de muy poco, con toda la gente que esté apuntada a la lista. De momento hay apuntadas 10 personas (como un 10% de la lista de promoción, lo que no está nada mal).

A los “cómplices” les mandaré en breve el borrador del poemario para que puedan ir leyéndolo, y sobretodo, podamos discutirlo e intercambiar impresiones en el grupo privado de Facebook. Les pediré cuatro o cinco cosas que no quitan nada de tiempo, pero que serán fundamentales para darle visibilidad al libro. Además, podré contar con ese pequeño grupo de lectores cuyas sensaciones, ideas, críticas, serán fundamentales a la hora de dirigir acciones concretas de la promoción. Todo un lujo.

También tengo una página de Facebook sobre el poemario, donde cuento un poco cómo va avanzando la cosa: la portada, el ISBN, el prólogo… Gracias a la página me están surgiendo distintas posibilidades de promoción, como una entrevista, una lectura de poemas en un evento, o un par de presentaciones físicas del poemario.

La sensación general es ir muy justo de tiempo ya que Juventud Cansada estará disponible en Amazon es el lunes 16 de enero.

Estoy muy ilusionado y espero que el poemario tenga una buena acogida. Si estás interesado en Juventud Cansada puedes hacer alguna de estas cosas:

Y si lo que quieres es ayudarme con esto de la promoción, puedes hacer dos cosas:

  • Apuntarte a la lista de correo para “cómplices”.
  • Escribirme un correo electrónico para darme un consejo, comentarme cómo puedes echarme una mano, o contarme tu experiencia autopublicando (pedroluis.robledo @ gmail.com).

Iré contando en el blog cómo va avanzando la promoción así como los resultados que vaya obteniendo a partir del 16 de enero, para los que os interesen estos temas y os pueda resultar de alguna utilidad.

Este lunes, tarde de poetas en Moncloa

El otoño ha invadido definitivamente Madrid con sus días grises y tardes oscuras. Tardes de otoño melancólicas como la de hoy, a la que no falta a la cita ni siquiera la lluvia. Es un momento ideal para preparar una buena bebida caliente y sentarse al lado de la ventana, mientras planificamos todo lo que hay que hacer la próxima semana.

Y entre las muchas actividades a realizar, encuentro este mismo lunes un evento tan especial como la presentación en la Librería Rafael Alberti de dos poemarios muy especiales: Al umbral de las horas, de Mario Vega, y Memorias del mar, de Rocío Acebal. Acompañará a los autores Luis García Montero.

El poemario Memorias del mar lo tengo en casa desde hace unas semanas y no puedo más que recomendarlo. Me sorprendió su madurez y la calidad literaria teniendo en cuenta la edad de Rocío Acebal. Es un lujo comprobar cómo ha pulido cada detalle para que puedas volver una y otra vez sobre sus versos, como el que sale a pasear por la bahía. Desde luego ha sido toda una sorpresa.

A continuación, algunos de sus poemas:

#MemoriasdelMar #poesia #poemas #niundiasinpoesia

A photo posted by Pedro Robledo (@probledo) on

#MemoriasdelMar de Rocío Acebal #poesia #poemas

A photo posted by Pedro Robledo (@probledo) on

 

#MemoriasdelMar #poemas #poesia

A photo posted by Pedro Robledo (@probledo) on

De Al umbral de las horas tengo poco o nada que decir. Tengo mucha curiosidad por leerlo, entre otras cosas porque llegué a Memorias del mar a través de Mario Vega; me recomendó por twitter el poemario de Rocío, y del suyo no me dijo ni una palabra.

La certera recomendación de Mario, junto a su modestia, me motivaron a comprar Al umbral de las horas en Amazon, pero la verdad es que lleva un retraso de más de una semana, así que lo he cancelado a la espera de tener la oportunidad de comprarlo durante la presentación.

Intentaré acercarme, aunque llegue tarde, pero para los que queráis coger buen sitio apuntad: lunes 21 de noviembre a las 19.00 horas en la Librería Rafael Alberti (Calle Tutor, 57).

presentación

Copenhague huele a París

Por fin he podido terminar una antología de poesía danesa contemporánea seleccionada y traducida por Daniel Sancosmed, y editada por Letras Nórdicas, que no puedo más que recomendar. Se trata de Copenhague huele a París.

Citando de la contraportada:

Los doce poetas que presentamos en esta antología, tan distintos y tan parecidos entre sí, son fruto de ese ambiente de libertad estética. Con su visión actualizada de la sociedad  el ser humano, y también de sí mismos, dan un nuevo enfoque a la poesía. En común tienen un idioma, una cultura y un lenguaje lleno de simbología, fuerza expresiva y luz que entra por las grietas de la conciencia. Son un pequeño reflejo de las tres últimas décadas no sólo de la poesía danesa, sino también de la vida en Dinamarca.

La edición está muy cuidada, mantiene los poemas en su idioma original al lado de la versión traducida al castellano, que los complementa con un pequeño mapa de la ciudad de Copenhague, muy útil para cuando se hacen referencias a lugares locales.

Quién pudiera estar ahora allí.

A photo posted by Pedro Robledo (@probledo) on

Personalmente me ha gustado mucho, aunque es cierto que algunos autores más que otros. Destacaría por ejemplo a Morten Sondergaard con este poema:

Dinamarca es el país más feliz, Dinamarca
tiene los más felices paracaidistas y artillería

recogedores de botellas y carniceros y tamborileros y guardianes,
los asistentes sociales más felices, los suicidas más felices,

los más felices duros de oído, pilotos, bedeles, políticos,
curas, pedófilos, los más felices consumidores de antidepresivos.

En Dinamarca se tienen los orgasmos más felices y se dan
los besos más felices. Dinamarca tiene las previsiones meteorológicas
más felices.

Dinamarca tiene las más felices putas, ganadores de la lotería, los
más felices
por debajo del umbral de la pobreza, los pacientes de cáncer
más felices,

los divorcios más felices, Dinamarca tiene los poetas más felices
los dementes más felices, Dinamarca tiene los más felices

infelices.

(De Ventajas e inconvenientes de desarrollar alas, 2013)

Si quieres iniciarte en el mundo de la poesía danesa, a parte de esta antología, Daniel Sancosmed a traducido al castellano Un paso en la dirección correcta, también de Morten Sondergaard, y Los devoradores de caballos, de Thomas Boberg.

Para terminar, os dejo precisamente con un poema de este último autor, Thomas Boberg, recogido también en Copenhague huele a París.

EN UN BORDILLO AL ABRIGO DEL SOL

En un bordillo al abrigo del sol
sentado, sin sueños, vaciando una pepsi
con un ojo vago sigo al gran río
entrar bandeando en la ciudad entre barracas y minaretes desconchados
Brota desde el centro rojo del continente
y vuela dormido por la tierra muerta
Por el muro hacia la gran casa de dios
reposan los refugiados de una guerra civil olvidada
niños desnudos respiran el polvo
las moscas beben de sus ojos
el sol y la tierra crean a estos agresivos insectos
que el hambriento no puede espantar
Qué piensa el polvo sobre los muertos
cuánta muerte exige el día

(De Bufando ante mi mirada, 1984)

Los libros de poesía que compraré en noviembre

Con la llegada del frío y según los días se van haciendo más cortos, la imagen de un sofá, una manta, buena infusión y mejor libro se instala en la cabeza de muchos de nosotros. Y qué mejor que leer poesía en esta recta final de año.

Personalmente, le tengo echado el ojo a algunos poemarios y recopilaciones muy interesantes:

 

Esta momentánea eternidad. Poesía reunida 2005-2016

El primero poemario que va a caer este noviembre no va a ser un poemario como tal, sino una recopilación. Se trata de “Esta momentánea eternidad. Poesía reunida 2005-2016“, de la andaluza Raquel Lanseros (@Raquel_Lanseros). Me interesa mucho porque lo poco que he podido leer de Raquel por las redes sociales me ha gustado bastante, y me han entrado ganas de conocer su obra a fondo. El libro está publicado por Visor.

 

Hambriento

El segundo sí que es un poemario, y además de un poeta que se estrena como un poemario como tal, porque lo suyo ha sido siempre la poesía a través del hip hop y el slam. Se trata ni más ni menos que de Ignacio Fornés, más conocido como NACH (@nachsoyyo). Su primer poemario se titula: “Hambriento“, y me interesa porque sintonizo mucho con las letras que compone en sus discos. El libro está publicado por Planeta.

 

Leche y miel

El tercer libro es de una poeta que acabo de descubrir y que por lo visto se ha convertido ya en superventas. Se trata de una feminista nacida en India y afincada en Canadá que se llama Rupi Kaur (@rupikaur_). Su primer poemario recoge poesía y prosa y se titula “Leche y miel“. Lamentablemente y por alguna extraña razón, todavía no está publicado en España, así que me lo compraré en inglés. Me interesa porque también he podido leer algo del poemario en internet, y me ha parecido muy honesto y directo, ofreciendo el punto de vista femenino de la vida.

 

Poesía soy yo

Si puedo, me gustaría comprarme en noviembre un último libro de poesía. Se trata de una recopilación de poetisas en lengua castellana del siglo XX. El volumen se llama “Poesía soy yo” y la recopilación corre a cargo de Raquel Lanseros y Ana Merino. Ya va por la segunda edición, así que promete.

 

Como se puede apreciar, mucha poesía y sobre todo, muy femenina.

Si quieres recomendarme algún otro libro de poesía, no dejes de mandarme un email o dejar el título del poemario en los comentarios.

 

Por qué voy a autopublicar mi próximo libro

Hace unos años tuve la inmensa suerte de poder publicar mi primer libro en un sello de Planeta gracias a Roger Domingo y su excelente equipo. Fue toda una experiencia poder ver mi libro en un lineal de Fnac con un acabado perfecto. Un sueño cumplido del que estoy muy agradecido.

Pero ahora tengo un nuevo libro y el cuerpo me pide hacer algo diferente. Quiero publicarlo yo mismo sin ayuda de una editorial. Me apetece tener una experiencia distinta en el proceso de edición, publicación y promoción. Quiero tener más control, más responsabilidad, y poder hacer todo esto de forma compartida con amigos.

He leído mucho estos últimos meses sobre el debate sobre si es mejor recurrir a una editorial o a la autopublicación. De hecho, se parece más a una guerra abierta entre estos dos mundos, en el que si defiendes uno de ellos, tienes que atacar al otro. Muy español.

Muchos escritores partidarios de la autopublicación defienden la idea de que las editoriales son totalmente prescindibles, que no aportan gran valor al autor, que se quedan con la mayor parte de los ingresos, que autopublicar hoy en día es tremendamente sencillo y prácticamente gratis.

Los editores, por su parte, defienden el valor que aportan tanto al autor como al lector, ya que se ocupan de todos los procesos para que un borrador se convierta en un producto de calidad distribuidos en miles de puntos de venta y se venda.
Mi posición es que son dos mundos muy distintos, que van a convivir perfectamente, y que ninguno conseguirá imponerse a otro. Es decir, que no hay un método mejor que otro y ambos tienen sus claroscuros.

Recurrir a una editorial es perfecto para el escritor que sólo quiere dedicarse a escribir, olvidándose del resto. La lógica dice que si uno es bueno escribiendo, debe de mantener su foco en esa tarea y externalizar el resto en manos profesionales. Además, tiene una ventaja añadida y es que uno se asegura que el producto final va a tener unos mínimos básicos de calidad, tanto en el contenido como en el continente, independientemente de su éxito comercial. A esto hay que añadirle la distribución y la promoción, que también correrá a cargo de la editorial (con el lógico compromiso del autor).

Si uno quiere recurrir a la autopublicación, tiene que ser muy consciente de los argumentos falaces de muchos de sus defensores.

En primer lugar, no es cierto que autopublicar sea algo sencillo. De hecho, lo más sencillo de todo es escribir el libro. Lo duro, complicado, y costoso viene a partir de ahí. Hay que tener conocimientos básicos de todos los procesos relacionados con la revisión del borrador, el diseño, la maquetación, la distribución, y la promoción. Sólo aprender cómo funciona Amazon ya requiere un tiempo considerable, y conlleva múltiples decisiones críticas: prelanzamiento, precio, promociones, formato… y Amazon es sólo una de las múltiples plataformas de venta. Queda Bubok, La Casa del Libro, Lektu, Fnac…

En segundo lugar, no es cierto que autopublicar sea gratis. Si no eres un profesional (con todas las letras) en el mundo del diseño, la maquetación y la corrección ortográfica y de estilo, vas a tener que contratar a quienes tengan esos conocimientos. Y para eso necesitas tener unos conocimientos básicos en esas áreas y evidentemente, un presupuesto para pagarles.

En tercer lugar, no es cierto que una editorial no aporte visibilidad a los autores poco relevantes. Si uno quiere saber lo que es de verdad poca visibilidad, sólo tiene que intentar autopublicar su obra para que al instante se pierda entre las otras decenas de miles de sin respaldo editorial. Por cierto, muchas de ellas son una auténtica basura (tanto en el fondo como en la forma) que no debería de haberse publicado jamás.

En cuarto lugar, no es cierto que un libro autopublicado sea igual que uno publicado por una editorial. Un libro autoeditado es considerado de partida un libro “de segunda división”. Será el tiempo, la crítica, y los lectores los que “homologuen” la obra como un libro “serio, o de primera división” si así tiene que ser, pero en la mayoría de los casos esto nunca llega a suceder.

Por último, no es cierto que con la autopublicación se gane más dinero que con una editorial. Los márgenes en la autopublicación pueden ser en el mejor de los casos de un 70%, e incluso del 100%. Este dato siempre sale a relucir para situar a las editoras como vampiros que chupan la sangre del autor. Pero lo que no te cuentan es que aunque publiques tu obra en pedido bajo demanda y no asumas el riesgo de hacer una tirada física de ejemplares, te toca a hacer frente a todos los procesos antes mencionados para conseguir transformar un borrador en un producto profesional. Eso va contra tu margen. Y los precios pueden llegar a estar mucho más ajustados que en el circuito tradicional. Un precio muy común para los ebooks es 2,99 €. A ese precio por cada libro vendido en Amazon ganarías poco más de 1 €. Si uno echa cuentas, es posible que la autopublicación acabe costando dinero en cuanto se quiera ofrecer un producto de calidad mínima.

A mí me apetece ahora recurrir a la autopublicación, pero no por rechazo al modelo clásico. Soy muy consciente de la necesidad de que existan grandes, medianas y pequeñas editoriales, que contribuyen de un modo a veces muy poco reconocido (y siempre arriesgado) a la cultura.

Como comentaba al principio, lo hago porque me apetece disfrutar de una experiencia diferente (no mejor), mucho más costosa en dinero pero también en tiempo. Y además quiero ir contándola. Para ello he creado esta página en Facebook, en la que iré comentando el día a día de todo el proceso.

Allí os espero.

El mundo sería mejor si hubiera más ingenieros de ascensores

Afortunadamente tengo la suerte de poder ir todas las mañanas hasta el trabajo en metro, así que no desaprovecho la oportunidad de disfrutar de uno de los mayores laboratorios sociales que existen. Hay muchos experimentos que poder realizar, como por ejemplo, la prueba del ascensor.

Consiste en meterse en el ascensor a primera hora de la mañana, cuando todo el mundo tiene una prisa irracional por llegar al trabajo. Intenta meterte cuando no esté lleno, a mitad de capacidad es ideal, y entonces sitúate lejos de los botones. A los pocos segundos alguien pulsará el botón para bajar, cerrándose así las puertas. En ese justo momento podrás ver a una persona que viene a todo correr calle abajo, o semáforo en rojo, situándose justo delante de la puerta transparente, ya cerrada, del ascensor.

Aquí está el momento clave. Observa cómo la persona que está fuera presiona repetidamente el botón de llamada, en un intento inútil para que las puertas del ascensor se abran. Observa la cara de las personas que ocupan contigo el ascensor, especialmente el de la persona que está más cerca del panel de mando. Todo sucede en dos o tres segundos, en los que esa persona mirará al suelo o a la cara de la persona que está al otro lado de la puerta transparente, dependiendo si es un cretino ocasional o profesional. Antes de que te des cuenta estarás abajo, en las taquillas del metro.

Sea como fuere, después de participar en dicho experimento uno entra en el vagón del metro con las ideas más claras. De cada diez personas en el interior de un ascensor, hay por lo menos un sujeto cretino incapaz de estirar el dedo índice y perder unos cinco segundos por otra persona. Pero lo más preocupante es el silencio y la actitud pasiva de los otros nueve. El tuyo y el mío. El nuestro. Se le ponen a uno los pelos de punta imaginando lo que pasaría si hubiera en juego algo más que unos míseros segundos.

Esto sucede así de lunes a viernes en un noventa y ocho por ciento de las ocasiones. La prueba del ascensor explica perfectamente cómo son posibles los grandes y pequeños horrores de la humanidad. Es entonces lógico preguntarse por qué tienen los ascensores un botón que permite abrir sus puertas.

¿En qué piensan los ingenieros cuando deciden instalar ese botón, que además complica y encarece el diseño del ascensor? Tal vez su mundo gire solo en torno a materiales y ecuaciones, desconociendo totalmente la naturaleza humana. O, por qué no, quizá piensen que la humanidad se merece dicho botón, que el ser humano se merece una oportunidad.